SALUD y NUTRICION: FRUTAS DE OTOÑO y SUS PROPIEDADES ANTIOXIDANTES

Llegados los meses más fríos, nuestra alimentación diaria necesita de unos nutrientes extra para combatir el frío, que además ayudarán (al igual que en primavera) para prevenir posibles estados de ánimo, como la astenia, que repercuten en el día a dia por el cambio de estación y los nuevos horarios haciéndonos sentir más cansados sin razón aparente.

Una buena solución es incluir en nuestra dieta, alimentos que aporten vitaminas que nos ayuden a mantener el ritmo y controlar el peso. Las frutas tales como: uvas, peras, manzanas, plátanos, frutos del bosque (moras, arándanos, grosellas) y granadas son frutas que, aunque puedan estar disponibles durante todo el año, su presencia es obligatoria en la temporada natural, el otoño.

La granada tiene muy pocas calorías gracias a su elevado contenido en agua. Algunos de sus componentes más destacables son el ácido cítrico (de acción desinfectante y potenciador de la vitamina C), el ácido málico, los flavonoides (pigmentos de acción antioxidante) y los taninos. Estos últimos son sustancias con propiedades astringentes y antiinflamatorias.

Las investigaciones más recientes centran su atención en el zumo de granada, dado su concentrado en compuestos funcionales como los polifenoles, que muestran mayor biodisponibilidad y actividad antioxidante en el zumo que en los granos de la fruta enteros.

Seguramente ya habréis podido ver que las grandes superficies de alimentación han incluido en la sección de frutas y verduras, unos packs de zumo de naranja y también zumo de granada, perfectos para poder llevarlos en el bolso y tomarlos en la oficina a media mañana, una alternativa muy saludable y complementaria a una pieza de fruta, por ejemplo, para mantener unos niveles de energía óptimos hasta la hora de comer.

Consumir granada en la alimentación cotidiana es fácil. Se puede disfrutar de su peculiar textura mezclada en las ensaladas o como acompañamiento en forma de salsa de carnes o de pescados. Se consigue una sinergia de antioxidantes si se mezcla con zumo de naranja y una bebida muy dulce, la granadina, si al jugo de la fruta se le agrega azúcar, si bien se usa más como edulcorante de recetas que como bebida, debido a su excesivo gusto dulzón.

Sin embargo, al realizar una dieta y tu objetivo es perder peso, se deberá controlar el exceso de estos azúcares, ya que de por sí las frutas ya los contienen, así como las grasas en caldos tipo sopas y pucheros, que fácilmente puedes contrarrestar sus efectos con productos naturales como el chitosán, que gracias a sus propiedades “absorbentes” de las grasas en el estómago, te ayudarán a contrarrestar los efectos de los menús diarios que incluyen platos de cuchara.

La uva y el moscatel son frutas más dulzonas y energéticas, pero sería injusto destacar sólo esta particularidad. Estas frutas concentran, sobre todo las uvas negras, un compendio de sustancias responsables de su aroma, textura y color característicos, junto con reconocidas propiedades antioxidantes, como antocianinas, flavonoides y taninos. No conviene limitarse a comer las uvas como fruta fresca, ya que son múltiples las recetas que se pueden elaborar con este alimento: compotas, zumos mixtos, cremas espumosas, pasteles, originales y refrescantes ensaladas e, incluso, guarniciones de carnes o de pescados.

Entre todas las frutas de otoño, los frutos del bosque (moras, arándanos, grosellas) concentran la mayor cantidad de antioxidantes, en especial en forma de flavonoides colorantes, como las antocianinas, que confieren el tono rojo intenso, granate o morado a estos frutos. Se puede aprovechar su corta temporada y su delicada textura y presencia para dar más sabor y color a variedad de recetas, desde zumos, postres dulces, bizcochos y mermeladas, hasta salsas y untos de platos de carnes.

Además de ser sabrosos postres, estas frutas sirven para la elaboración de ricas ensaladas, platos de pasta a los que aportan un toque de color o como ingredientes de brochetas o saludables macedonias de otoño. Tanto su sabor como su color aportan originalidad a un incontable número de platos.

Gracias a sus propiedades antioxidantes y vitamina C, las naranjas te ayudarán a protegerte de posibles resfriados en esta época otoñal.

submit to Digg submit to fresqui submit to Delicous submit to Meneame RSS Feed

© Submit to Any - jjtcomputing.co.uk

Posted on October 24, 2013 at 7:41 am One comment

Categories: Aprende a comer, Dieta equilibrada, Programa de mantenimiento del peso
Tags: , , , , , , , , , , , , ,

Recieve new post updates: Entries (RSS)
Recieve follow up comments updates: RSS 2.0

1 comentario

  1. October 29, 2013 at 4:49 pm

    Las uvas son mis favoritas.

Responder

*